Thomas_Karstens_Gitarrist  
     
 
 

La guitarra, cuya madera fue seleccionada ya en 1970 y que no estuvo terminada hasta 1984, no estaba en un principio destinada a la venta, sino que debía pasar a las futuras generaciones de Bernabés como culminación del talento artesano de una estirpe.

Thomas Karstens: "Desde 1992 toco un instrumento de Paulino Bernabé. Desde entonces he visitado regularmente su taller de Madrid, donde desde un primer momento me llamaron la atención tres instrumentos extraordinarios que no estaban lacados ni tenían cuerdas y que permanecían en ese estado incluso al cabo de varios años. Cuando se lo comenté, Paulino Bernabé me explicó que, después de haber trabajado tanto en estas tres guitarras, todas ellas construidas de los mismas piezas de madera, temía que no fuera a estar su sonido a la altura del aura que las rodeaba ya en este estadio inacabado. Durante mucho tiempo se resistió firmemente y contra toda súplica, a poner cuerdas a estos instrumentos, por no hablar de venderlos. Desde marzo de 2007 me pertenece una de estas guitarras. Contradiendo los temores del maestro y más bien correspondiendo a sus anhelos más profundos, su sonido está muy por encima del de todos los instrumentos suyos que yo conozco (la colección de sus propias guitarras supera los cien instrumentos). Es la culminación del talento artesano que Paulino Bernabé aprendió muy joven, de su experiencia de toda una vida y de su genio."